Ecualización para principiantes: guía básica de supervivencia

En este artículo quiero enseñarte los fundamentos de la ecualización: ¿Qué es un ecualizador? ¿Qué tipos de ecualizador hay? ¿Para qué sirve un ecualizador? ¿Cómo funciona un ecualizador? y algunos consejos cortesía de la casa para que aprendas a ecualizar de una vez por todas.

Introducción

El oído humano es capaz de escuchar desde sonidos graves hasta sonidos agudos. Para que te hagas una idea, un contrabajo está en un rango grave, la voz humana está en un registro medio y las las notas más agudas de un piano en un registro agudo.

De hecho si comprobamos estos sonidos con un analizador de frecuencia podríamos verlo. Este analizador nos muestra en el eje x los herzios, que van de grave en la izquierda, a agudo en la derecha y el eje y nos muestra el volumen, de menor a mayor volumen en decibelios.

Rango de frecuencias por instrumento

¿Qué es lo que hace que un sonido suene más grave o más agudo? Su frecuencia. La frecuencia en herzios es el número de veces que se repite el ciclo de una onda sonora. Una onda a 20hz quiere decir que el ciclo de onda se repite 20 veces en un segundo. Bien pues en la teoría somos capaces de escuchar desde los 20hz hasta los 20.000hz.

Eso es muy en teoría, ya que depende de nuestra edad y de nuestra capacidad auditiva. A medida que nos hacemos mayores vamos perdiendo la capacidad de escuchar frecuencias agudas, o si castigamos mucho nuestro oido ocurre lo mismo.

Ahora que ya sabemos esto, puedo explicarte qué es un ecualizador.

¿Qué es un ecualizador?

Un ecualizador es un proceso ya sea un aparato físico (hardware) o en software que nos permite regular volumen en diferentes frecuencias. Los hay de diferentes tipos en base a su construcción o su forma de funcionar. Échale un ojo a este vídeo donde te lo explico:

Digamos que un ecualizador, al permitirnos alterar las frecuencias del la onda sonora, nos permite moldear el sonido. Sería como si nuestra pista de audio fuese la arcilla y el ecualizador la herramienta que nos permite darle forma.

Para qué sirve un ecualizador

Cada sala, cada micrófono, cada instrumento, cada voz es un mundo y aquí es donde nos puede ayudar un ecualizador. Al poder manejar las frecuencias a nuestro gusto, podemos eliminar frecuencias indeseadas y realzar otras que queramos acentuar.

Por ejemplo en este artículo donde te hablaba sobre diseño de sonido, te mostraba cómo moldeaba el sonido de una puerta para que no sonase tan grave y poder utilizarlo como sonido para el diseño de sonido de un logotipo.

Efectos creativos

Imagínate que queremos que la voz de Darth Vader suene como si estuviera hablando por teléfono: ¿qué deberíamos hacer? Recortar las frecuencias graves y las agudas, ya que en las frecuencias medias es donde se transmiten las ondas de radio y teléfono. (Disclaimer: hoy día los teléfonos han mejorado mucho su sonido pero te haces la idea ¿verdad?)

Ahora imagina que queremos que parezca que Darth Vader está detrás de la puerta, simplemente bajando las frecuencias agudas podremos conseguirlo.

Eliminar o realzar frecuencias con ecualización

Cuando estamos grabando nuestra voz, podemos deshacernos de los sonidos retumbantes graves, interferencias eléctricas etc… recortando las frecuencias más graves. Podemos recortar las frecuencias graves que a veces se nos crean en la sala entorno a los 200hz que estemos grabando y darle presencia entre los 3.000 y los 4.000hz y si nuestro micro tiene un tono más bien opaco, podemos aumentar los agudos de forma sutil para que nuestra voz suene más brillante si lo necesitamos.

Si estamos grabando una guitarra acústica por ejemplo, podemos recortar los graves para dejar ese espacio al bajo, y podemos realzar ciertas frecuencias agudas para darle brillo y realzar el sonido de la púa por ejemplo.

Te dejo más información sobre los parámetros, los tipos de ecualizadores y sobretodo cuando debemos ecualizar en el artículo de la página web abajo en la descripción.

Parámetros de un ecualizador

Los ecualizadores, al igual que cualquier otro procesador de dinámica como los compresores, tienen varios parámetros para controlar cómo afectamos a la señal.

  • Frecuencia: Este parámetro nos permite seleccionar qué frecuencia afectamos
  • Ganancia: Con la ganancia podemos ajustar el volumen de dicha frecuencia
  • Q (ancho de banda): Este parámetro permite ajustar el rango de frecuencia que seleccionamos. A menor Q, mayor rango de frecuencias adyacentes seleccionaremos.

Tipos de ecualizadores

Ecualizador Shelving

ecualizador-shelving

Un ecualizador shelving es el que tienen algunas mesas de mezclas. En los que verás un potenciómetro para agudos, otro para medios y otro para graves. Estos ecualizadores tienen la frecuencia ya prefijada y con el potenciómetro lo que hacemos es aumentar o disminuir el volumen de esa frecuencia.

Ecualizador Semiparamétrico

ecualizador-semiparamétrico

Los ecualizadores semiparamétricos son como los shelving, pero disponen de potenciómetros separados para seleccionar la frecuencia y la ganancia, con lo cual aquí ya podemos afinar mucho mejor en la ecualización.

Ecualizador Paramétrico

ecualizador-paramétrico

Los ecualizadores paramétricos son como los semiparamétricos, pero estos ya disponen del factor Q o ancho de banda, que nos permite ampliar el rango de la frecuencia seleccionada.

Ecualizador Gráfico

ecualizador-grafico

Los ecualizadores gráficos se caracterizan por tener un fader o ajuste de volumen para cada una de las bandas de frecuencia. Son muy prácticos y muy utilizados en directo, ya que podemos operarlos de forma muy visual.

Ecualizador Digital o Software

ecualizador software

Los ecualizadores digitales o software son los más modernos y utilizados en estudio de grabación. Posibilidades infinitas, hay reproducciones de ecualizadores hardware en software que imitan perfectamente su sonido. Por norma general disponen de todo lo que disponen los anteriores más prestaciones añadidas como analizadores de espectro y filtros.

Tipos de filtros

Filtro pasa alto

El filtro pasa alto es un recorte de frecuencias graves que solo permite dejar pasar (como su nombre indica) las frecuencias agudas. En el vídeo de más arriba puedes ver su funcionamiento.

Filtro pasa bajo

El filtro pasa bajo es un recorte de frecuencias agudas que solo permite dejar pasar (como su nombre indica) las frecuencias graves. En el vídeo de más arriba puedes ver su funcionamiento.

Filtro pasa banda

El filtro pasa banda es el que solo permite el paso de un rango de frecuencias en concreto, es decir que hemos recortado ciertas frecuencias graves y agudas. En el vídeo puedes ver el ejemplo cuando hago el efecto de teléfono, esto sería un filtro pasa banda.

Filtro notch

El filtro notch es un aumento o recorte de frecuencias con un factor Q muy estrecho, que normalmente se utiliza para recortar frecuencias muy concretas. Este filtro se utiliza para reducir drásticamente armónicos indeseados de un instrumento, una sala o en directo una frecuencia donde sabemos que tenemos un acople.

¿Cuándo debemos ecualizar?

Ecualización sustractiva

La ecualización sustractiva, como su propio nombre indica sirve para eliminar las frecuencias indeseadas. Es un tipo de procedimiento que se suele utilizar en primer lugar para limpiar la señal y ver si el resultado que nos brinda es suficientemente convincente.

Ecualización aditiva

Como su nombre indica, la ecualización aditiva consiste en añadir volumen a las frecuencias que queramos realzar. En caso de que con el uso de la ecualización sustractiva no hayamos obtenido el resultado deseado, podemos hacer uso de este tipo de ecualización.

Como nota adicional, soy partidario de hacer uso siempre de la ecualización en este orden. Primeramente «sustraer» frecuencias indeseadas. En muchas ocasiones eliminando frecuencias somos capaces de desembarrar la señal, haciendo que incluso por ejemplo una grabación opaca parezca más brillante. En caso de que el resultado no sea suficiente, hacer uso de la ecualización aditiva.

Consejos sobre ecualización

Normalmente los softwares de grabación (DAW) traen presets con ajustes predefinidos que pueden ayudarte a tener un punto de partida, pero como decía antes, cada sala, cada micro, cada instrumento, cada voz es diferente, por lo que la ecualización que te puede servir a mi, quizá a ti no te funcione.

Hay una técnica que utilizo siempre y me ha funcionado de maravilla desde que la conocí, y es la técnica del barrido. Para poder ver qué frecuencias debemos atenuar, podemos coger una frecuencia con un ancho de banda estrecho y aumentar su volumen. Ahora podemos hacer un barrido por las distintas frecuencias y así darnos cuenta de cuales son las frecuencias que molestan y están perjudicando en nuestra pista de audio.

Algo que pasa a menudo es que nos guiamos más por la vista que por nuestros oidos a la hora de ecualizar. Esto es algo normal y que a mi también me pasa. Así que cuando me pasa esto trato de cerrar los ojos y escuchar. Debemos aprender a escuchar y hacer caso a nuestros oidos. Parece obvio, pero muchas veces lo olvidamos y es un consejo que me aplico a mi mismo, así que aquí te lo dejo.

Si estás interesado en la mezcla de música, en el blog de landr tienes algunos artículos super interesantes que te dejo aquí.

Conclusión

Como ves, hay mil tipos de ecualizadores, pero una vez conoces las dos grandes familias, y los tipos por su construcción, no es tan difícil.

No se me ocurre mejor frase para cerrar este artículo que recordarte: haz caso a tus oídos. Si suena bien, es que está bien.

Apúntate al newsletter y recibe los tutoriales cada semana directamente en tu bandeja de entrada.

Deja un comentario

Descarga para suscriptores

Descarga para suscriptores

Descarga para suscriptores

Regístrate y recibe el enlace para unirte a la comunidad de Slack de Hoy Grabo.